“Pablo, ¡estoy aburrido de fracasar!” “He intentado tantas cosas, me esfuerzo, pero nada me sale bien. ¿Qué hago? ¿Cómo logró el éxito? ¿Cuál es la solución?”.

He escuchado frases como estas tantas veces, de muchos padres, pero especialmente de los jóvenes, una frase que viene acompañada siempre de un lenguaje corporal que refleja claramente la frustración y la desmotivación que tienen.

La experiencia de haber vivido tantos fracasos en mi vida, personales, académicos, empresariales, de haberme sentido tantas veces como ellos, me ayuda a entenderlos y a guiarlos desde mi propia experiencia.

Chicos, la vida me cambió cuando me convencí de que “El pasado no es igual al futuro”… A menos que tú decidas que así sea.

El futuro es completamente distinto, aún no ha sido escrito y el escritor de tu vida eres tú. Si insistes en escribir la historia de tu vida basado en tus experiencias pasadas, las cosas difícilmente cambiarán.

Solo tú puedes salir de ese círculo vicioso en que entramos cuando las cosas no salen bien. Para eso debes actuar, pensar, corregir y continuar. De estos 4 conceptos probablemente “detenernos a pensar qué hicimos mal y cómo lo podemos corregir” es probablemente el más importante y al que menos tiempo le dedicamos.

La “Fórmula del Éxito de los Estudiantes”, que de hecho es el nombre de nuestro entrenamiento para adolescentes, se basa en el concepto de “Aprender de los Errores” y de considerar todos los fracasos como un avance.

Como Thomas Edison nos dijo: 

“No he fracasado 10.000 veces, he logrado encontrar 10.000 maneras que no funcionan”.

Lo bueno de vivir en el siglo XXI es que ya no necesitamos sufrir tanto como Edison para llegar al éxito. Hemos aprendido de los errores de otros, para minimizar los nuestros.

Hoy ya sabemos cuáles son las mejores prácticas, las mejores técnicas, las mejores metodologías. Ya sea en el deporte, en los estudios o en la vida, hoy es mucho más fácil encontrar la mejor forma de corregir lo que estamos haciendo mal.

Reflexiona de tus errores, estudia a los que lo han hecho mal y terminaron haciéndolo bien, y modela sus estrategias. Te darás cuenta rápidamente de que las cosas cambian y de que “El futuro, es mucho mejor que el pasado”.

 

¡Vamos que se puede!

 

Pablo.

No esperes más
¡entrena a tus hijos hoy!

No esperes más
¡entrena a tus hijos hoy!

No esperes más
¡entrena a tus hijos hoy!

         
         

Copyright © 2020 Todos los derechos reservados. | Sitio web desarrollado y Administrado por WpMatey